Los científicos de Krasnoyarsk han identificado una nueva cepa de bacterias de ácido acético

Los científicos de la Universidad Federal de Siberia, junto con el Instituto de Biofísica de la Sección Siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia, han distinguido y han descrito la cepa de las bacterias acetadas para producir la celulosa bacteriana.

En la naturaleza las bacterias acetadas existen multitud de variaciones. Hay diferentes posibilidades de obtener las bacterias del polen de las flores o de las frutas echadas a perder. Gracias a esa peculiaridad para las bacterias su medio de cultivo es el producto de fermentación del alcohol: las bacterias acetadas reciben energía oxidando el alcohol etílico monoatómico hasta el ácido acético. Las bacterias con forma de barra o varason muy activas, su crecimiento se puede ver gracias a la membrana que se forma encima del sustrato. La nueva cepa de la bacteria ha sido asignada a la cultura pura de la fuente de la naturaleza conocida como «Kombucha» (Medusomycesgisevi) en la cual conviven diferentes tipos de bacterias acetadas.

Esta cepa es la más productiva en comparación con las análogas, que ya habían sido clasificadas con anterioridad por científicos rusos y extranjeros. En el proceso de síntesis de la mayor cantidad de celulosa en un ambiente estándar o modificado, la cepa puede crecer gracias a diferentes fuentes de carbono sin reducción de los sustratos que llevan glucosa y etanol.

Los científicos han estudiado la influencia de las condiciones (las fuentes de carbón, la temperatura y pH) de plantación de la cepa y las propiedades de la celulosa bacteriana.

«De los azúcares, la glucosa es el mejor sustrato para obtener celulosa bacteriana; el etanol en una concentración del 3 % (p / v) estimula la síntesis de celulosa. La producción máxima (hasta 17,0 g / l) se obtuvo gracias al cultivo de la cepa durante 7 días en un pH 3,9 en un medio modificado con aditivos de etanol con una capa mínima de medio» — indica el artículo publicado en la revista Biology.

Ivan Shidlovsky, estudiante graduado del Instituto de Biología Fundamental y Biotecnología de la Universidad Federal de Siberia, comentó sobre su investigación: «La celulosa bacteriana producida por la cepa bacteriana que derivamos, puede ayudar en el tratamiento de muchas enfermedades. Es capaz de salvar a una persona con lesiones de gran área y úlceras tróficas, o puede usarse como un vendaje en el tratamiento de la hernia abdominal, así como para la entrega controlada de fármacos. Este material puede aplicarse de varias formas, así que considero que nuestro trabajo tiene futuroй».

La cepa descubierta de bacterias mostró altos resultados de la síntesis de celulosa. El alcance del material es realmente amplio: en química (se utiliza la celulosa de madera), para crear papel, alimentos, textiles y, sin duda, es muy útil en la medicina. La Celulosa bacteriana, a diferencia de los vegetales, no contiene contaminantes: lignina, que se acumulan en las paredes rígidas de las células vegetales, y carbohidratos vegetales de composición variada, de los cuales es difícil purificar la sustancia deseada. Respetuoso con el medio ambiente y seguro, es posible utilizar la celulosa bacteriana en biomedicina para la producción de revestimientos de heridas, prótesis de vasos sanguíneos e injertos óseos.

«Debido a la alta compatibilidad biológica de celulosa bacteriana con células animales, se puede utilizar como sustrato para el cultivo de fibroblastos, osteoblastos, queratinocitos y utilizar los diseños de ingeniería de tejidos resultantes para restaurar la piel, los órganos y los tejidos», — dice la Doctora en ciencia y profesora del departamento de biotecnología básica Svetlana Prudnikova.

Вы можете отметить интересные фрагменты текста, которые будут доступны по уникальной ссылке в адресной строке браузера.