En SibFU abrirán un laboratorio internacional de tecnologías de cavitación

El 26 de enero de 2018 la Universidad Federal de Siberia y la Academia de ciencias de la provincia Jeilunztsian (China) han firmado un acuerdo para crear un laboratio internacional conjunto entre China y Rusia de tecnología de cavitación en la base del Instituto Politécnico SibFU.

Bajo esta colaboración las universidades tienen la intención de unir sus capacidades intelectuales y técnicas para la implantación de tecnologías de cavitación en diferentes campos. Las labores patentadas del laboratorio podrán ser usadas en la energética, la agricultura y la microbiología. También se tiene previsto ampliar las relaciones en el campo de la educación: intercambio de estudiantes, de científicos, de programas, un doctorado conjunto y un doctorantado. Como explican los especialistas, alrededor del nuevo laboratorio de creará un círculo ciéntifico de formación.

«Les daré un ejemplo práctico: si cogemos los residuos resultantes de la extracción de carbón y el carbón tratado y los mezclamos con agua usando el efecto cabitacional, obtendremos el mismo combustible, pero 10 – 15 veces más barato. Además, la tecnología cabitacional la podemos emplear en el reciclaje de residuos nucleares, el asunto de su utilización está actualmente bastante grave», — ha afirmado el jefe del laboratorio, encargado de la cátedra de de tecnología y mecánica de fluidos PI SibFU Vladimir Culaguin.

El suplente del director del Instituto de tecnologías puntas de la Academia de ciencias de la provincia de Jeilunstsian Chan Siaochen ha contado que la universidad y el gobernador de la provincia están interesados en colaborar industrialmente con países de la Comunidad de Estados Independientes e implantar las tecnologías rusas nuevas: «estamos haciendo hincapié en la investigación y el estudio de las nuevas tecnologías y esperamos que la colaboración conjunta de laboratorio con SibFU sea el centro de las investigaciones prácticas y la producción, ahora vamos a promover en conjunto las tecnologías de progreso a nivel mundial».

«Rusia y China tienen una buena y larga historia de colaboración entre otras en el área de la ciencia. Es sabido que la ciencia es de por sí internacional y sabe de fronteras. Debe dar solución a los desafíos globales para toda la humanidad, hacer posible la solución de las crisis ecológicas y económicas. Rusia y China son estados poderosos cuyo poder abre la posibilidad ante los países no solo posibilidades sino que además los responsabiliza. Por eos debemos contestar los restos de la sociedad y cargar con la responsabilidad de resolver los problemas que se encuentran en los países y todo el mundo. Según mi opinión, justo las universidades deben desempeñar un papel en la solución de problemas complejos globales», — Resume el rector de ciencias Michael Gladisev.

Вы можете отметить интересные фрагменты текста, которые будут доступны по уникальной ссылке в адресной строке браузера.